viernes, 18 de octubre de 2019

CINE LUMIERE El pelotón chiflado + Jason y los Argonautas


Hubo una época mágica en la que todo era posible en el interior de una sala de cine. Una época en la que se proyectaba todo lo inimaginable, desde cine de tetas a cine infantil en sesión continua, películas de chinos dándose mamporros y chorizo westerns en programa doble, filmes de máximo terror y comedias de medio pelo que divertían menos que la filmografía completa de Dani Rovira (que ya es decir...) una detrás de otra... así que, ¿como se os queda el cuerpo con la doble sesión que os traemos hoy? Bill Murray vs. Ray Harryhausen... esto solo podía pasar en un doble programa grindhouse!!!
El pelotón chiflado (EEUU, Ivan Reitman, 1981), es una de las comedias más locas y divertidas surgida de las mentes de algunos de los artífices de una de las sagas de mayor éxito de la historia del cine: Los cazafantasmas. Con DIOS Bill Murray en uno de sus papeles más cachondos de su carrera, muy bien rodeado de genios de comedia norteamericana como John Candy, Harold Ramis y John Larroquette, además de la eterna scream queen P. J. Soles, El pelotón chiflado se burla de manera muy politicamente incorrecta del amado ejercito americano, de la gloriosa U.S. Army, consiguiendo ser un magistral film de culto, perpetrado por los algunos de los cerebros malpensantes del imperecedero Saturday Night Live.


DIOS Murray haciendo el monguer en El pelotón chiflado solo como él sabe hacerlo. Lo amamos!!!

NASIOS PA' MATÁ!!!

La eterna adolescente P. J. Soles a punto de despelotarse para hacer muy feliz a la audiencia del patio de butacas y, sobre todo, al suertudo de Bill Murray. Los hay que nacen con suerte...

Y en este caso, el impagable complemento se convierte en película principal. Y es que Jason y los argonautas (Reino Unido, Don Chaffey, 1963) es una de las películas más adoradas por los amantes de la fantasía y las aventuras al más puro estilo artesanal. Solo por poder disfrutar en pantalla grande de todas esas maravillas creadas por el gran Ray Harryhausen, cobrando vida en stop motion, e impactando al público como nunca se había hecho antes hasta el momento de su estreno, ya merecía la pena pasar una tarde mágica en una de las butacas del Cine Lumiere de Palma. Esos esqueletos andantes, o Talos, la estatua gigante de bronze... que preciosidades salidas de las manos maestras del enorme Harryhausen. Preciosidades que, desgraciadamente, a día de hoy nunca se volverán a dar. Y es que, en el cine que tanto estimamos, cualquier tiempo pasado fue mejor...


El gigante Talos, camino de dar candela a los pobres argonautas



Que vivan los esqueletos del tito Ray!!!

Pako

martes, 15 de octubre de 2019

CAPITOL CINEMA 15-12-1981 La Naranja Mecánica + Mad Max (salvajes de autopista)


Menuda locura de programa doble!!! Una persona media, tras visionar semejante explosión de violencia sin concesiones, al salir de la sala de cine realmente no se que podría rondarle por la cabeza. Tanta barbarie proyectada en una sola tarde debía ser terrible para las mentes más débiles y cerradas, a la vez que sublime e insuperable para las más imaginativas y abiertas.
La naranja mecánica (Reino Unido, Stanley Kubrick, 1971) tuvo un estreno tan conflictivo como vetado en nuestro país: se estrenó en 1975 en la Semana de cine internacional de Valladolid, siendo un auténtico calvario de pase, con chalad@s rezando de rodillas en la sala para que no fuera proyectada. Delirante... Finalmente se llegó a pasar con presencia policial para evitar altercados, con aviso de bomba incluido y, increíble pero cierto, un intento por parte de Kubrick de detener a través de Warner, la productora del film, dicha proyección. Ese mismo año llegó a las salas de proyección exclusivas de versión original, y finalmente en 1978 llegó a las demás salas con el doblaje dirigido por Carlos Saura. Lo de Alex y sus drugos en España fue una odisea digna de Homero...

El póster de su estreno en V.O.

Y el cartel de su estreno en versión doblada

Alex, amante de la ultraviolencia, preparando una sesión de mete y saca. Creemos que la pelirroja no está muy de acuerdo con ello...

DIOS Kubrick Y Malcolm "DeLarge". Como no amarlos!!!

Y si La naranja mecánica se la vio y se las deseó para ser estrenada en nuestro país, Mad Max (salvajes de autopista) (Australia, George Miller, 1979) se vio relegada a ser estrenada bajo el yugo de la letra "S", lo que hizo que si ya había ganas de verla por parte del españolito de a pie, estas se vieron multiplicadas por mil. La sobria, desértica, dura y sin ningún rastro de sensiblería ópera prima de Miller hizo que el mundo se diera cuenta de que Australia también existía cinematográficamente hablando (con permiso y toda nuestra admiración al maestro Peter Weir), y que Mel Gibson era un actor de aúpa en la piel del Loco Max. Una película de pandilleros diferente a todas las demás, de las que dejan huella, y que no ha perdido absolutamente nada de su mala follá con el paso de las décadas.


Mad Max (salvajes de autopista) es un peliculón que tiene de todo: un antihéroe guaperas...

violencia sin sentido...

carreteras peligrosas...

 y terrible venganza!!!

Pako

lunes, 14 de octubre de 2019

CINE VERSALLES 06-02-1979 Forajidos 77 + No profanar el sueño de los muertos


Enzo G. Castellari, uno de los maestro de la explotation italiana dirigió este salvaje poliziesco interpretado por un Fabio Testi en estado de gracia... casi nada verse este pepinazo en pantalla grande. Y de regalo: la mejor película de muertos vivientes europea de todos los tiempos. Alabado sea Jorge Grau!!!
El desparecido Cine Versalles (ubicado entre la calle Manacor y la Plaza de la columnas, una vez cerró se reconvirtió en bingo y ahora es una casa de apuestas. Que verdadera pena...), acogió este espectacular programa doble, en el que la sangre, la violencia y el vandalismo eran los ingredientes principales. Forajidos 77 (Italia, Enzo G. Castellari, 1976) es uno de los poliziesco (subgénero cinematográfico nacido en Italia a finales de los 60- principios de los 70 del siglo pasado, y es algo así como una italianización del cine de acción con policías que tan de moda se puso en norteamérica algunos años antes. El poliziesco era sinónimo de violencia sin par, polis honestos pero implacables, delincuentes sin escrúpulos, persecuciones en coche de órdago y litros de hemoglobina para nuestro deleite) más feroz jamás rodado, con Fabio Testi alejado de su rol de adonis y dando vida al inspector Nicola Palmieri, que tiene que correr como alma que lleva el diablo para poder hacer desaparecer a una banda de bastardetes, que se dedican a extorsionar a propietarios de comercios de la cuidad de Roma. Plomo a cascoporro, malos malísimos y buenos no tan buenos y, sobre todo, una dirección soberbia del maestro Castellari hacen que Forajidos 77 sea un disfrute total para el cinéfago más selecto.




Ejemplos de fotocromos: aquí uno español de Forajidos 77...

... y aquí uno italiano. Guapos, ¿verdad?
¿Con cual os quedáis?


Selección de fotazas, sacadas del gatefold del vinilo de la banda sonora de la película. En la foto grande de arriba a la izquierda se ve a Don Enzo dando indicaciones a Don Fabio. Viva el poliziesco!!!




¿Y que podemos decir del complemento que no se haya dicho ya? No profanar el sueño de los muertos (España-Italia-Reino Unido, Jorge Grau, 1974) es, para un servidor una de las tres mejores películas jamás rodadas sobre zombies, con un elenco que quita el sentido: Cristina Galbó, José Lifante, Ray Lovelock o Arthur Kennedy entre ell@s, y un guión, con alegato ecologista incluido, sobrecogedor y maravilloso. Jorge Grau, que solo rodó dos películas de terror (la otra en la estupendísima Ceremonia sangrienta) y vivió su momento de gloria al mostrar el felpudo de María José Cantudo en la exitosa La trastienda, consiguió un film de culto instantáneo, y que a día de hoy sigue siendo una de las películas más queridas del cine de terror de nuestro país.




La bellísima Cristina Galbó, junto al peludo Ray Lovelock, en uno de los fotocromos españoles del film


José Lifante, con más hambre que el perro de un ciego, va a pegarse un festín de carne humana en la morgue de Manchester


Fantástico poster japonés de No profanar el sueño de los muertos

Pako

viernes, 11 de octubre de 2019

JAIME III CINEMA 16-08-1984 Las diosas del Porno + Cama, sexo y matrimonio


Que tiempos aquellos en los que el término PORNO DURO hacía que se llenaran las salas de exhibición... eso si: de porno nada de nada. Cine "S" disfrazado de falsa pornografía para que los productores y exhibidores se llenaran los bolsillos a costa de los españolitos faltos de cariño. ¿Y que director era el idóneo para disfrazar de manera tan poco sutil una película? Pues el tito Jess, ¿quien si no? Y para rematar, proyectadas en la sala más grindhouse de Palma: el Jaime III Cinema.
Las diosas del porno (Suiza, Jess Franco, 1977) es el típico producto made in tito Jess, que con la excusa de acometer una trama entre policiaca, terrorífica, con sus toques de comedia y sus ritos vudú incluidos, deja al 100% de las féminas que aparecen en la película como sus madres las trajeron al mundo. Con la presencia del galán del fantaterror patrio por excelencia, el gran Jack Taylor, poniéndose cardiaco con los contoneos de las francesas Karine Gambier y Muriel Montossé (bajo el seudónimo de Vicky Adams), Las diosas del porno es un muy recomendable film del director malagueño, y no solo por el falso porno que aparece... y es que tiene un guión mucho más solido de lo que aparenta.


Jack Taylor arrimando cebolleta como solo él sabía hacerlo... No había jamelga que se le resistiera!!!


Karine Gambier, preparándose para leer El Quijote en el catre. Que chica más culta, recórcholis!!!

El complemento, totalmente prescindible fue Cama, sexo y matrimonio (Alemania, Ilja Von Anutroff, 1973), típica película de destape alemán, comedieta ligera y tonta, de la que solo cabe destacar la presencia de la actriz bávara Heidrun Hankammer, que aparecía en otras producciones destacables de aquella época como Odisea sexual o Asesinada ayer.


Poco material gráfico, por no decir nada, se encuentra de esta película. Aquí os mostramos la parte de atrás de la antigua guía de cine de Cama, sexo y matrimonio, que servía para que las distribuidoras vendieran la película a los cines. Como veis, eran tremendas las frases promocionales que se sacaban de la manga para vender los filmes al mejor postor

Pako

miércoles, 9 de octubre de 2019

PALACIO AVENIDA 07-03-1984 La tumba de los muertos vivientes + Bahía de Sangre


Creo que poco hay que decir de este espectacular programa doble terrorífico: una de las más grandes maravillas del maestro Bava y uno de los bodrios más insufribles del maestro Franco. Esto solo podía pasar en los 80, amig@s... Ya sabéis: ¡3 HORAS DE GRITOS, ESPANTO Y ESCALOFRÍOS ASEGURADAS!
Que Jesús Franco es el francotirador más grande que ha dado el cine de nuestro país es algo que cualquier cinéfag@ ya sabe. Que sus películas son amadas por un@s al igual que vilipendiadas por otr@s también es una realidad. Y que rodó auténticas obras maestras al igual que bazofias infumables también es bien sabido... Pues en este programa doble no hubo mucha suerte y se pasó como película principal uno de los films más diarreicos del director malagueño: La tumba de los muertos vivientes (España, Jesús Franco, 1982) aburre hasta la saciedad, tiene una trama de aúpa (de mala), los maquillajes de los zombies son dignos de alumnos de preescolar haciendo manualidades, y las interpretaciones de la gran mayoría del reparto es escandalosamente horrible (encontrándose entre ell@s nuestra amada Lina Romay y los galanes Antonio Mayans y Manuel Fajardo, siendo est@s l@s únic@s salvad@s de la quema). Pero aún así es una película a reivindicar al 100%. Es uno de esos films que conviene disfrutar borrach@ y en compañía de buen@s amig@s en las mismas condiciones. Como te echamos de menos, tito Jess!!!






No estamos seguros si estos son algunos de los zombies de todo a 100 que aparecían en la película, o son primeros planos de algunos espectadores al salir del Palacio Avenida, después de ver La tumba de los muertos vivientes en programa doble...

Y menudo espectáculo sangriento nos esperaba como complemento. Un festival donde las cuchilladas, las puñaladas y los hachazos eran los máximos protagonistas. Bahía de sangre (Italia, Mario Bava, 1971) es, casi sin duda alguna, el primer slasher oficial (con permiso de Psicosis y El fotógrafo del pánico) de la historia de séptimo arte. La conjunción de cine de asesinatos sádicos con esos puntos de giallo (el genero más emblemático del cine hecho en Italia) hacen de Bahía de sangre una verdadera obra maestra del género. El virtuosismo a la hora de rodar del magnánimo Mario Bava hacen que su visionado sea una auténtica gozada para todos los sentidos. Brutal y majestuosa a partes iguales.





En la Bahía de sangre las siestas también son bien sangrientas... ¿O acaso las esperabais de otra manera, ricuras?

Pako

lunes, 7 de octubre de 2019

25-09-1973 El ataque de los muertos sin ojos + Caídos sobre un árbol


Palabras mayores tanto para el Fantaterror patrio como para darle la bienvenida a la temporada 1973-1974 de la añorada Sala Astoria de Palma: la segunda entrega de la tetralogía de los templarios zombies ideada y realizada por el gallego Amando de Ossorio tuvo por título El ataque de los muertos sin ojos (España, Amando de Ossorio, 1973), y fue la continuación perfecta de esa maravilla maravillosa llamada La noche del terror ciego, filmes en los que Don Amando desplegó de manera perfecta toda la imaginería y misticismo de los caballeros templarios, uniéndolos con el fantaterror que tan de moda estaba en aquella época, convirtiendo así a los legendarios guardianes del santo grial en espectrales muertos, que se levantaban de sus tumbas sedientos de sangre y hambrientos de carne humana, con el único cometido de vengarse del pueblo que muchos años atrás les dieran muerte por cometer actos impuros al servicios de Satanás. Con un reparto de órdago (nuestra musa Lone Fleming, Fernando Sancho, Esperanza Roy, Loreta Tovar, Frank Braña...), tanto esta como las otras tres partes de esta fantástica saga son carne de cañón grindhouse al 100%: sangre, casquería, despelote, satanismo... todas obras maestras y CINE en mayúsculas, copón!!! 


 Los icónicos muertos vivientes templarios de Amando de Ossorio son junto a Waldemar Daninsky los personajes más emblemáticos del fantaterror español.


Un templario bigotudo en proceso de sacrificar a una mozalbeta destetada y amarrada. Y es que el fantaterror estaba tan ligado al destape...


La bella Lone Fleming asediada por los pérfidos templarios. Sin ella, la historia del cine de terror de nuestro país no sería la misma

Y de regalo, un Louis De Funes, muy bien acompañado de una jovencísima Geraldine Chaplin, colgado dentro un coche sobre la copa de un árbol en un acantilado en el complemento Caídos sobre un árbol (Francia, Serge Korber, 1971)... Agárrense los machos!!!



Louis de Funes y su cara como un poema, ya fuera colgado de un árbol, vestido de gendarme o enfrentándose con Fantomas!!!

Pako